¿Con qué frecuencia debe inspeccionar su calentador?

El calefactor de su hogar es una parte esencial tanto del confort como de la seguridad. Proteger el hogar de las temperaturas extremadamente frías en los meses de invierno es algo para lo que todos los hogares deben estar equipados. Por supuesto, los calefactores son como cualquier electrodoméstico; todavía necesitan la inspección y el mantenimiento ocasionales. Los calentadores deben mantenerse limpios, interna y externamente, y muchos tipos de calentadores deben monitorearse para garantizar que permanezcan seguros dentro de la casa.

Es importante que su calentador esté en las mejores condiciones antes de que llegue la estación fría cada año, pero ¿con qué frecuencia es realmente práctico inspeccionar su calentador? Sin duda, ha escuchado de todo, desde «inspeccionar dos veces al año como un reloj» hasta «nuestro calentador ha estado bien sin inspección durante décadas». ¿Cuál es la frecuencia correcta de las inspecciones para mantener su hogar seguro sin exagerar?

Hoy, estamos aquí para ayudarlo con más de algunos consejos sobre cómo programar las inspecciones de su calentador para obtener el mejor valor para el hogar.

¿Con qué frecuencia debe inspeccionar su calentador?

  • Dos veces al año
  • Anualmente
  • Cada 2-5 años
  • Reparaciones Break-Fix

¿Con qué frecuencia debe ser la inspección del calentador para su hogar? Depende de algunos factores variables. Si su hogar usa mucho calor, depende mucho del calor en el invierno o tiene un diseño de calentador complicado, entonces una inspección cada 6 meses no está fuera de discusión. Al igual que ir al dentista con tanta frecuencia, este trabajo preventivo asegurará que todos los problemas se detecten a tiempo y se prevengan.

Para la mayoría de las personas, recomendaríamos ampliamente inspecciones anuales del calentador, programadas para principios de otoño o finales de primavera. Las inspecciones anuales del calentador aseguran que su calentador esté en buenas condiciones año tras año y que nunca pase más de un año sin descubrir un problema oculto. También es una forma responsable de poseer un calentador, ya sea calentándolo o guardándolo cada año.

Clima e Importancia del Calentador

La frecuencia con la que su calentador necesita ser inspeccionado también está influenciada por el clima. La cantidad de uso, el estrés y la importancia de su calentador durante los meses fríos del año.

Inviernos fríos: inspeccionar cada 6-12 meses

En regiones donde nieva pulgadas a pies todos los años, y las tormentas de invierno anuales son la norma, los calentadores son una pieza vital del equipo doméstico. Desea que su calentador sea inspeccionado al menos una vez al año, tal vez dos veces al año, para asegurarse de que esté en buenas condiciones cuando lo necesite, cada vez que lo necesite.

Inviernos suaves: inspeccionar anualmente

Si ve heladas todos los inviernos, el calentador sigue siendo importante para mantener segura a la familia durante la helada anual. Para hornos, calentadores de gas y calderas, comunes en estas regiones, querrá una inspección anual con mantenimiento. Esto asegura que su calentador esté en buenas condiciones y listo para volver a encenderse. Algunos pequeños fallos de funcionamiento, como una chimenea obstruida o un sello suelto, pueden ser peligrosos para toda la casa.

Una inspección anual garantiza que su calentador sea seguro de usar y/o seguro de guardar cada año.

Sin invierno: inspeccionar cada 2 a 5 años

Las casas en climas cálidos que ven muy poco invierno tienen casas diseñadas para usar menos calentadores. El HVAC de la casa por lo general cuenta con calentadores solo eléctricos, y los calentadores a veces no se usan en absoluto en un año. En estos climas, debe programar una inspección cada dos a cinco años, ya sea que parezca que la necesita o no.

En este caso, la inspección asegura que su filtro esté limpio, que sus cables estén envejeciendo bien y que no haya demasiado polvo en el sistema antes de encenderlo para un invierno frío.

El tipo de calentador en su hogar

Algunos calentadores necesitan más mantenimiento que otros. Las calderas, los calentadores de gas y los hornos son potencialmente peligrosos si no reciben un mantenimiento adecuado y, por lo tanto, deben inspeccionarse con regularidad para asegurarse de que aún funcionen de manera segura. Permanecer inactivo durante el verano puede permitir que un calentador se deteriore, al igual que el uso constante durante el invierno.

Los calefactores eléctricos requieren menos mantenimiento ya que no utilizan materiales volátiles, pero aun así necesitan ser inspeccionados periódicamente para limpiar el polvo, revisar los ventiladores y garantizar la calidad de los cables y elementos internos.

Mantenimiento de caja fuerte estacional

Antes de cambiar el calentador cada año

¿Conoces el olor a polvo quemado cuando enciendes el calentador por primera vez cada año? Ese es el problema más leve posible que puede causar el primer calentamiento. Los conductos de humos obstruidos, los problemas con las luces piloto y los artefactos, los sedimentos en la caldera y los cables deshilachados pueden causar un desastre potencial en el primer mes frío del año.

Obtener una inspección antes de usar el calentador por primera vez es una decisión inteligente para garantizar la seguridad, y ese calor estará allí cuando lo necesite.

Antes de apagar el calentador en primavera

Algunos tipos de calentadores (y calentadores más antiguos) deben apagarse y mantenerse al final de cada estación fría. Su horno puede limpiarse, revisarse y cerrarse durante el verano para que esté listo para funcionar nuevamente el próximo otoño. Las calderas se pueden limpiar de escombros y acumulación de aceite antes de permanecer sin usar durante meses. Los electrodomésticos viejos se pueden revisar para ver si la temporada de invierno causó algún daño por desgaste.

Hacer uso de una garantía

A menudo, las instalaciones de calentadores vienen con una práctica garantía. La garantía puede ser solo para la calidad del producto, pero puede incluir mantenimiento gratuito o con descuento durante los primeros años de propiedad. Si tienes garantía por mantenimiento, haz uso de ella. Sus profesionales de HVAC hacen estas ofertas por una razón: brindarle el mejor rendimiento posible del calentador y extender la vida útil general del calentador con un buen mantenimiento temprano.

Inspecciones de calentadores y aire acondicionado de doble propósito

Por último, pero no menos importante, recuerde que las inspecciones de su calentador pueden ser visitas de inspección y mantenimiento de HVAC de servicio completo. Las inspecciones de HVAC en la primavera pueden preparar su aire acondicionado para el verano y guardar su calentador después de un invierno de arduo trabajo. Las inspecciones en el otoño pueden asegurar que su aire acondicionado esté en buenas condiciones después de un verano caluroso y preparar su calentador para que se encienda antes de la primera noche verdaderamente fría del año.

¿Con qué frecuencia debe inspeccionar un calentador? La mejor respuesta es aproximadamente una vez al año, sin importar el clima en el que viva. Esto garantiza que no se pase por alto ningún problema durante más de un año. Si tiene un clima extremo o un sistema de calefacción de alto mantenimiento, programe inspecciones dos veces al año. Programa una o dos visitas con la temporada más importante para tu hogar, ya sea antes del frío invernal o antes del calor del verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *